Cree en lo bonita que eres, mujer.

205

Qué bonita te ves, así volviendo a ser tan tú… tan tranquila, tan loca, tan completa, tan viva… Tan viva que caminas con seguridad, sonriendo todo el tiempo, tan viva que no te vistes como otras, que la moda no influye en tus gustos, usas lo que te identifique como única y así vas enamorando al mundo; qué bonita te ves desde que te rescataste, tu mirada cambió y la paz te invade a cada hora, a cada instante; qué hermosa te ves amando a tu manera, sin etiquetas, sin miedos… simplemente amando como tú quieras.

Ya casi eres la mejor versión de ti, esa se comerá al mundo en su afán de seguir siendo feliz… Qué bonitos tus ojos y tus sonrisas, qué bonita eres completa… ¡qué bonitas! Te reconstruiste de una manera hermosa, de pedazos que al unirse se convirtieron en la más bella de las rosas; qué bonita te ves retomando las riendas de tu vida ¡eres única! no cualquiera resurge de entre las cenizas; qué grande te ves pisoteando todas tus tristezas y complejos, y has mandado lejos a la gente y a tus miedos.

Qué grande es una mujer cuando se acuerda de su capacidad para comerse al mundo; qué grande te ves defendiendo tus ideales, qué bonita eres desde que te viste al espejo y rompiste tus cadenas, desde que secaste tus lágrimas y eliminaste las tristezas; ¡Qué bonita! qué bonita te ves mujer ahí… caminado por la vida; qué bonita eres cuando vuelas, cuando luchas, cuando sigues y sigues y sigues… ¡qué bonita!
— Mary Díaz