Experiencias que debes disfrutar mientras estás soltera.

2768

El amor a una pareja es un sentimiento fantástico que debemos experimentar al menos una vez en la vida, pero no lo es todo en este mundo y, definitivamente, no debería convertirse en el centro de nuestro universo.

Cuando somos jóvenes pareciera que todo lo que queremos es encontrar a esa persona especial para compartir nuestra vida, adelantar etapas, saltar experiencias e ir directo al “y vivieron felices para siempre”. Nos olvidamos de que ya conocimos al amor de nuestra vida: ¡nosotras! Por eso, antes de siquiera pensar en sentar cabeza, casarte o vivir junto a alguien o embarazarte, deberías darle una oportunidad a estas experiencias que te cambiarán la vida y son mucho mejores que sufrir un mal de amores, ¡la vida es sólo una!

  1. Viaja simplemente sal de tu rutina

Sabemos que no es tan sencillo como decirlo pues se necesita tiempo y dinero, pero viajar es de las pocas cosas de las que jamás te arrepentirás, que además podrás recordar toda la vida. Conocer y admirar nuevos lugares ya sean cercanos a dónde vives o en otros países es tiempo, dinero y esfuerzo muy bien invertidos.

  1. Aprende, al menos, otro idioma

Estar en una relación no significa que no puedas aprender cosas nuevas, pero seamos realistas: te quita tiempo para dedicarte a ti misma. Por eso aprovecha tu soltería para estudiar el idioma que más te guste y que así viajar o poder leer cosas en ese nuevo idioma, conocer personas de diferentes culturas te abrirá nuevas posibilidades en tu vida.

  1. Toma los cursos que siempre has querido

¿Qué es eso que siempre has querido aprender pero jamás te has dado el tiempo de hacerlo? No importa si es cocinar, practicar defensa personal, tejer, tocar algún instrumento o bailar… centrar tus energías en ti misma, en vez de en un chico, te ayudará a sentirte realizada y feliz, porque no hay culpas de que alguien requiera tu atención, el centrarte en ti misma es una inversión valiosa que te servirá para siempre.

  1. Únete a un voluntariado

No hay mejor sensación que la de ayudar a los demás en vez de pasártela peleando con un chico porque no te respondió un mensaje. Si lo tuyo es la cercanía con las personas, los animales o el medio ambiente, piensa en un pequeño retiro para comprometerte con causas importantes y poner tu granito de arena, o busca algo que en tu localidad requiera de personas que regalen su tiempo en algo que pueda servir a tu comunidad, eso te hará crecer el corazón de la alegría que a otros les sirve lo que haces.

  1. Haz de tu pasión el centro de tus días

Entre el trabajo, los amigos, la familia y la pareja, realmente nos queda poco tiempo para hacer lo que nos gusta y, a veces, secretamente envidiamos a quienes tienen la fortuna de dedicarse a sus pasiones. No lo pienses más y vuélvete experta en tu actividad favorita; dedícale tiempo, practica, empápate de ella… Nunca es demasiado tarde para empezar, deja de atormentarte con que ya estás muy grande para hacer algo, la edad es irrelevante cuando ves en tus ojos ese brillo de disfrutar de lo que haces.

  1. Disfruta de tus amistades

Es común olvidarnos de las amigas cuando tenemos pareja, ¡pero eso JAMÁS debe ocurrir! Piensa que serán ellas las que estén cuando te den el trabajo de tus sueños, cuando te mudes de casa y cuando te rompan el corazón, si son amigas reales de verdad se quedarán a tu lado pero tampoco hay que abusar pensando que no importará si no estás cerca, ellas también necesitan de tu atención, de salidas, de pláticas, de estar en contacto. ¡Las amigas van antes que los novios, debería ser una ley!

  1. Amplía tu círculo de amistades

El mundo no se reduce a una pareja, sino que hay millones de personas con las que puedes compartir gustos y experiencias y con las que te llevarías genial, lo único que se necesita es perder la pena y atreverse a conocer más personas… Solo tienes que salir de tu zona de confort y darles una oportunidad a las personas que tienes a tu alrededor.

  1. Conócete a ti misma

Lo más importante siempre será que te conozcas: discierne tus sentimientos, atiende tus creencias, pon atención a tus pensamientos, escucha a tus gustos. Eres con quien pasarás el resto de tu vida y, por lo tanto, la persona más importante para ti debes ser tú, debes de darte ese tiempo para conocerte de verdad para que nadie intente cambiarte ni poner en duda lo que eres.

  1. Ve a todas las fiestas que quieras

¿Alguna vez te perdiste de alguna celebración porque tu chico no quiso que fueras sin él, pero él estaba muy cansado para ir? Aprovecha que eres joven y tienes la energía para hacer todo lo que quieras. Que nadie te limite. La vida es demasiado corta y está hecha para que te diviertas y para que puedas hacer lo que se te antoje, sin tener que pensar en que no está bien divertirte o que no tienes compañía.

  1. Ten el cuerpo sano y mucho amor al verte

Dice la ciencia que tener pareja engorda, y perder nuestra figura puede deprimirnos porque es más fácil aumentar kilos que bajarlos. Aprovecha tus años de soltería para tener el cuerpo en el mejor estado que quieras tener. No se trata de cumplir estándares de belleza, sino de sentirte bien contigo misma y de que al mirarte al espejo reflejes alegría y buena autoestima, eso hará que las personas también vean que sin importar tu talla o complexión te sientes hermosa como eres.

  1. Trabaja en tu mente

El cuerpo no es lo único importante de tu ser, tu mente también necesita mantenimiento. Que tu tiempo libre de chicos te sirva para leer todos los libros que has comprado y has dejado olvidados por falta de tiempo, que te dé tiempo para explorar eso que te gusta o disgusta de ti es una manera muy sana de conocerte y poder cambiar algunas cosas que no te gusten o que quisieras mejorar por decisión propia.

  1. Sé valiente y múdate al lugar de tus sueños

Si ya diste el gran paso de viajar sola hacia donde se te antojaba ir, ¡felicidades! ¿verdad que son experiencias inigualables? Pero si te enamoraste de algún país o ciudad nueva, aprovecha que no tienes una pareja que te ate a un lugar y múdate. Solo imagina la dicha de despertar todos los días y caminar por las calles que te enamoraron y que puedas seguir descubriendo lugares fascinante en ese nuevo lugar.

  1. Sé feliz contigo misma

Antes de adentrarte en una relación, entiende que nadie está para ser tu media naranja pues ya eres un ser completo, que se ama y se respeta, que se puede poner como una prioridad y que no necesita decirle a nadie que se quede. Ámate y disfrútate para que cuando llegue el chico adecuado, estés con él porque quieres compartir todo lo que tienes y no porque sientes que algo le falta a tu vida.