La experiencia más hermosa es saber que tu hija o hijo, te eligió como mamá.

9127

Hay una cosa importante sobre ser madre que seguramente desconocías, son los hijos los que eligen a sus padres Sí, así es, tu hijo es el que te ha elegido para estar en tu vientre, ligando su alma a la tuya para toda la vida, porque nada ni la misma eternidad los podrá separar.

Durante ese viaje las almas viajan a través de experiencias que no podemos recordar, generando una conexión incluso antes de nacer. Almas unidas para siempre, es por eso que entenderás mejor esto después de leer está reflexión sobre la maternidad:

“Un día como hoy llegaste a este plano a través de mí, no tendría palabras suficientes para decirte todo lo que ha sido esta experiencia, todas las emociones y sensaciones que han habitado en mí desde que supe que te encontrabas en mi barriguita.

Tú vas creciendo tan rápido, conservando intacta esa mirada que encierra inocencia, ganas de descubrir el mundo y sobre todo mucho amor. Pero te digo que no vas creciendo solo, yo voy haciendo lo propio, porque tu tiempo de vida representa el periodo en el cual por ensayo y error, me he desarrollado como madre.”

“Quiero que siempre recuerdes, más que cualquier otra cosa, que el propósito de la vida no es otro distinto a ser felices. En tu camino habrá de todo; caritas tristes, caritas felices, pero solo tú decides cómo vivir, qué tomar para ti y qué dejar pasar. Haz que tu balance sea siempre positivo, vive cada momento, sin ansiar un mañana.

No pierdas tiempo en nada que robe tu paz. Haz lo que haga vibrar tu alma y lo demás llegará por añadidura. No dependas de nada, ni de nadie, la energía creadora reside justo en tu interior, tomando consciencia de ello, lo tienes todo.”

“Piensa bonito y tu vida será así, lo que anides en tu mente terminará haciéndose parte de ti, no solo en pensamientos, sino en vivencias. Silencia tu mente de vez en cuando y escucha tu esencia, desde allí aclararás cualquier duda que puedas tener.

Sé agradecido, son los mejores cristales con los que podemos ver la vida, mientras más agradezcas por tus bendiciones, más llegarán a ti. Agradecer, es la mejor manera de pedir.

El amor trasciende mi peque y une a quienes se aman por toda la eternidad. Te amo por sobre todas las cosas, sin condiciones, sin importar lo que hagas o dejes de hacer. Agradezco infinitamente a la vida por darme la oportunidad de ser madre y en especial de ser la tuya. Agradezco y honro nuestros acuerdos… esos que están grabados en nuestros corazones.

“No te niego que no resulte tentador meterte en una burbuja y protegerte de todo lo malo, lo que te pueda hacer sufrir, pero eso es limitarte, es robarte experiencias y si me elegiste para este tránsito lo mejor que puedo hacer es amarte, apoyarte y respetarte. No estoy para trazar tu camino, aunque me gustaría acompañarte en tus pasos.

Gracias por formar parte de mí, hijito amado. Mi vida es mucho más hermosa desde que estás en ella. Perdona mis errores, aquí voy aprendiendo a tu lado, pero dando lo mejor de mí para hacerlo lo mejor posible. Me encantaría poder compartir contigo muchos cumpleaños más y seguir conociéndote y enamorándome cada día más de ti.”

Seguro que después de leer este lindo texto, se llenó de amor tu corazón, de agua los ojos y te han dado unas ganas inmensas de abrazar a tu pequeño ángel. Es por eso que pase lo que pase, el amor entre ustedes dos será más grande que cualquier otra situación que hayas vivido, porque es la mejor elección vivir a su lado, disfruta cada momento de vida y agradece todos los días su estancia en tu vida.